Una mujer ha sido acusada de entrar furtivamente en Mar-a-Lago, el club privado de Donald Trump, poco antes de su investidura y manchar varios autos con bananas, informó la policía el lunes.

La policía de Palm Beach, Florida, dijo que Kelly Weidman, de 48 años, escribió un insulto en una computadora en Mar-a-Lago y sacó globos de un salón de fiestas.

La detuvieron los guardias de seguridad, que llamaron a la policía. Presuntamente dijo que quería ser arrestada porque nadie prestaba atención a su denuncia de ciberataques. Se la acusó de intrusión en propiedad privada y fue puesta en libertad.

Puesto que Trump no se encontraba en el lugar, no se avisó al Servicio Secreto.

Nadie respondió al número telefónico de Weidman el lunes.