Un "buen samaritano" hirió de un disparo a un ladrón armado en un centro comercial de San Antonio después de que otro hombre fue asesinado cuando confrontó a dos personas que acababan de robar una joyería, dijo el lunes un vocero de la policía.

El hombre, cuyo nombre no ha sido revelado por las autoridades, tenía licencia para portar arma de fuego oculta y creyó que otras personas estaban en peligro, así que estaba en su derecho de usar su arma tras el robo ocurrido el domingo, dijo Doug Greene, portavoz de la policía de San Antonio. El presunto asaltante herido fue hospitalizado, y el lunes se encontraba en condición crítica. El segundo sospechoso, quien hirió por disparos a dos personas en el centro comercial Rolling Oaks mientras huía, fue capturado más tarde el domingo.

"Era obvio que se trataba de una situación muy peligrosa y que había vidas amenazadas y que (los dos ladrones) tenían armas, y (...) el buen samaritano con el arma con licencia también pudo haber sido herido", señaló Greene. "Solamente pedimos a la gente que use su mejor criterio cuando se encuentre en situaciones como ésta", agregó.

La policía calificó como "buenos samaritanos" a los dos hombres que trataron de intervenir. Greene dijo que los hombres no se conocían.

El hombre que fue asesinado fue identificado por la oficina forense del condado Bexar como Jonathan Murphy, de 42 años. Estaba desarmado, pero de todos modos trató de detener a los asaltantes afuera de la joyería, según Greene, quien no sabía de inmediato cómo trató Murphy de detenerlos o si hubo un altercado físico antes de que le dispararan.

El hombre con la pistola oculta vio la balacera y realizó varios disparos contra el ladrón que había disparado contra Murphy, dijo Greene, quien no sabía cuántas personas había en el centro comercial al momento de los hechos.