El partido nacionalista de ultraderecha Alternativa para Alemania dijo el lunes que tomará "medidas internas" contra un miembro prominente por insinuar que el país debe abandonar la tradición de reconocer y expiar su pasado nazi, pero se abstuvo de expulsarlo.

La junta ejecutiva del partido (AfD por sus siglas en alemán) consideró que las declaraciones de Bjoern Hoecke la semana pasada "dañan la reputación del partido". Dijo que la organización estudia "todos los aspectos legales y políticos" de las medidas disciplinarias, sin indicar cuáles eran.

Hoecke, dirigente del partido en el estado oriental de Turingia, dijo a los seguidores que el monumento en Berlín que recuerda a los millones de judíos muertos en el Holocausto es un "monumento de vergüenza" y que Alemania debería tener una actitud "positiva" hacia su historia.