Docenas de oficiales y soldados están siendo juzgados en Estambul por su presunta participación en un fallido golpe de Estado del julio.

Los 28 mandos y 34 soldados que se sientan en el banquillo el lunes habrían participado en la toma del aeropuerto Sabiha Gokcen de Estambul en la noche del intento de alzamiento.

Están acusados de delitos contra el estado y, si son hallados culpables, podrían enfrentar penas de cadena perpetua.

Algunos de los acusados negaron los cargos insistiendo en que se les hizo creer que participaban en un simulacro.

Turquía acusa al clérigo musulmán Fethullah Gulen, que reside en Estados Unidos, de instigar el golpe. Ankara está llevando a cabo una purga masiva de sus seguidores en puestos estatales. Gulen niega cualquier relación con el golpe.

El juicio del lunes es el primero en Estambul contra militares. Veintinueve policías están siendo procesados por presuntamente no proteger al presidente.