Los equipos de rescate encontraron cuatro cadáveres más de víctimas del derrumbe de un rascacielos en Teherán la semana pasada, dijo el lunes la agencia de noticias oficial se Irán.

Los cuerpos no corresponden a ninguno de los bomberos que siguen desaparecidos y que podrían estar sepultados bajo los escombros, explicó Jalal Maleki, portavoz del departamento de bomberos, en declaraciones publicadas por IRNA.

Por el momento solo se han recuperado seis cadáveres. Un bombero murió en un hospital un día después del derrumbe del jueves.

Las autoridades no ofrecieron aún una cifra definitiva de víctimas.

En un primer momento, la televisora estatal Press TV informó que 30 bomberos murieron en el incídete, sin ofrecer más detalles. Más tarde, las autoridades explicaron que más de 20 bomberos habían perdido la vida.

El edificio se vino abajo tras verse envuelto en llamas, el peor incendio en la capital iraní desde el que arrasó una histórica mezquita en 2005 matando a 59 personas.