La policía brasileña ha interrogado a cinco reos, que cree fueron responsables de las 26 muertes ocurridas este mes durante un motín penal, señalaron las autoridades el domingo.

Los interrogados son cabecillas de pandillas y han sido removidos de la prisión de Alcacuz, donde hubo un motín hace más de una semana, informó la policía civil en un comunicado.

La policía militar solo pudo retomar un poco del control en Alcacuz el sábado, y separa a las pandillas rivales dentro de la prisión, erigiendo un muro con contenedores de carga.

Al menos 126 personas han muerto en la oleada de violencia en prisiones desde el inicio del año en Brasil. Las riñas generalmente han sido entre integrantes de pandillas rivales.