La costa este de España está siendo castigada con fuertes ráfagas de viento y tormentas que han ocasionado el cierre de puertos y evacuaciones en muchos pueblos.

Las malas condiciones comenzaron a causar estragos el jueves, dijeron las autoridades. Unas 2.000 personas quedaron atrapadas en vehículos toda la noche debido a que fuertes nevadas inhabilitaron el paso de varias carreteras en el oriente de España. La unidad de emergencia del ejército tuvo que ir a ayudar a muchas personas que estaban en la autopista que va de Madrid a Valencia.

Los vientos de hasta casi 100 kph (unas 60 mph) en la costa aumentaron durante el fin de semana, ocasionando apagones en las regiones de Albacete y Valencia, donde el puerto fue cerrado. Se reportaron inundaciones y daños en carreteras y malecones en la isla de Mallorca y la costa catalana, donde residentes tuvieron que ser evacuados debido a la amenaza de olas de ocho metros de alto (26 pies).