Unos 31 millones de personas vieron el viernes la cobertura televisiva de la toma de posesión del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, según la firma especializada en medición de audiencias Nielsen.

La audiencia total, que mide la cobertura continua de 12 televisoras en abierto y de pago, superó de forma clara los 20,6 millones de espectadores de la segunda investidura del presidente Barack Obama en 2013. Normalmente, la segunda juramentación de un mandatario registra caídas en los ratings. La primera toma de posesión de Obama, en 2009, fue vista por 37,8 millones de personas.

Fox News Channel fue, por mucho, la cadena más vista entre televisoras en abierto o de pago, con 8,43 millones de televidentes. Entre las cadenas por cable, CNN obtuvo 2,46 millones de espectadores frente a los 1,35 millones de MSNBC.

NBC fue la cadena en abierto con mayor audiencia, con 5,8 millones de televidentes, seguida por ABC (4,9 millones) y CBS (4,6 millones).

La investidura más vista desde 1969 fue la primera de Ronald Reagan, en 1981, con una audiencia de 41,8 millones de personas.

Los debates entre Trump y Hillary Clinton registraron audiencias históricas, con 84 millones de televidentes en el primero, en septiembre de 2016. Sin embargo, las transmisiones de eventos en horario matutino tienen cifras mucho más bajas que en horario estelar.