Los migrantes han intentado casi 500 cruces ilegales fronterizos en solo un mes escondiéndose en barcos de pasajeros y de carga en la costa sureste de España, informaron las autoridades el sábado.

La Policía Nacional detectó esos intentos en los enclaves de Ceuta y Melilla, después de una operación de un mes realizada el año pasado con la idea de reducir el número de polizones que buscan llegar a las costas peninsulares como Almería, Málaga y Motril.

El incremento de los patrullajes registró casi 500 migrantes tratando de atravesar clandestinamente el Estrecho de Gibraltar, la mayoría peligrosamente ocultos dentro de camiones de carga o contenedores de basura que son descargados en España.