Fiscales surocreanos arrestaron el sábado a la ministra de Cultura nombrada por la presidenta Park Geun-hye y a un exasesor de alto nivel, acusados de haber vetado a artistas críticos con el gobierno.

La ministra de Cultura, Choo Yoon-sun, y el ex secretario de presidencia Kim Ki-choon supuestamente elaboraron una lista de miles de artistas y personas del mundo de la cultura que serían excluidos de programas de financiamiento del gobierno. Otros tres exfuncionarios ya han sido detenidos en el caso.

Las detenciones se produjeron a petición del Tribunal del Distrito Central de Seúl por abuso de poder y otros cargos.

Las acusaciones sobre una lista negra salieron a la luz cuando las autoridades ampliaron su investigación sobre el explosivo escándalo político que llevó a la impugnación de Park en el Parlamento el mes pasado. El Tribunal Constitucional está celebrando un juicio antes de determinar si pone fin oficialmente a la presidencia de Park o si la restaura en el cargo.

Cho dimitió unas horas después de su detención, una renuncia aceptada por el primer ministro, que ejerce los poderes de la presidencia desde la impugnación de Park.

Park ha sido acusada de que intentó sofocar la libertad de expresión y los derechos laborales durante su mandato. Entre los artistas supuestamente vetados por su gobierno están el cineasta Park Chan-wook, director de "Oldboy", y el poeta Ko Un, a menudo considerado como candidato al Nobel de literatura.

La fiscalía acusa a Park de conspirar con una vieja confidente para extorsionar decenas de millones de dólares de empresas y de dejar que su amiga interfiriera en asuntos de estado. La confidente, Choi Soon-sil, y varios de los antiguos asesores de Park han sido detenidos.

En un revés para la pesquisa de la fiscalía, un tribunal de Seúl desautorizó el jueves la detención de Lee Jae-yong, líder de facto del grupo Samsung y que había donado la suma más grande a las dos organizaciones sin fines de lucro controladas por Choi. La fiscalía cree que el dinero de Samsung equivalía a un soborno, pero la corte dijo que no había base suficiente para detener a Lee.