La nueva primera dama de Estados Unidos, Melania Trump, vistió una chaqueta azul claro de cachemir y un vestido de Ralph Lauren, la marca que diseñó muchos de los trajes de pantalón de Hillary Clinton, en el Día de Investidura de su esposo.

"Era importante para nosotros respaldar y celebrar la tradición de crear un estilo estadounidense emblemático para este momento", indicó en un comunicado la compañía de Lauren.

Por la noche, la primera dama vistió de color marfil, con un vestido con un hombro descubierto de Herve Pierre, ex director creativo de Carolina Herrera. Ivanka Trump, hija del presidente, vistió un vestido de Herrera en tono color carne con detalles brillantes, según Women's Wear Daily.

El viernes por la mañana, Melania Trump vistió un recogido y llevó largos guantes de ante azul claro con zapatos de tacón a juego cuando ella y su esposo fueron recibidos en la Casa Blanca por el presidente, Barack Obama, y la primera dama, Michelle Obama. La primera dama saliente vestía un vestido de tweed en granate con manga corta de Jason Wu. El vestido tenía un borde en negro e iba acompañado de un abrigo a juego.

El presidente Donald Trump, con corbata roja y abrigo negro, optó por llevar la chaqueta del traje sin abrochar.

Ivanka, la hija mayor de Trump, eligió a Oscar de la Renta y añadió un pequeño broche con la bandera de Estados Unidos. Hilllary Clinton acudió con un traje de pantalón en blanco roto de Ralph Lauren que recordaba al que llevó en julio para aceptar la candidatura demócrata a la presidencia. Su abrigo hacía juego con el conjunto. Tiffany Trump también optó por el blanco.

Otra persona que llamó la atención por su atuendo fue la asesora de alto nivel de Trump Kellyanne Conway, en un abrigo de lana de Gucci de estilo militar en rojo, blanco y azul, con dos filas de botones decorados con cabezas de gatos y un sombrero rojo. Ella describió su modelo como "ropa revolucionaria de Trump". El conjunto dio mucho que hablar en medios sociales, donde una de las comparaciones más educadas lo asemejaba a los disfraces del ballet "El cascanueces". El abrigo de Conway se vende por 3.600 dólares.

El traje que llevó por la mañana la señora Trump, con su chaqueta de estilo bolero, provocó comparaciones con un icono de estilo del pasado, Jacqueline Kennedy, que en 1961 vistió una creación de Oleg Cassini con un sombrero sin ala para la investidura de su esposo, John F. Kennedy.

"Creo que se veía sensacional", dijo el experto neoyorquino en moda Hal Rubenstein sobre el estilo de la primera dama. "No es alguien que corra muchos riesgos, pero viste de ese elegante y sofisticado estilo urbano del Upper East Side".

El jueves, cuando comenzaron los actos de investidura, la señora Trump brilló en dorado para la cena Candlelight en un vestido de manga larga con cuentas de Reem Acra. Ivanka Trump se inclinó por un vestido blanco de manga corta de De la Renta con un gran lazo negro en la espalda.

Para la ceremonia de la ofrenda floral de ese día en el cementerio nacional de Arlington, la señora Trump escogió un abrigo negro de estilo militar de la diseñadora neoyorquina Norisol Ferrari. Ivanka Trump proporcionó el toque de color del jueves con un verde modelo de De la Renta.

¿Seguirá inspirándose Melania Trump en la fallecida señora Onassis en lo que a moda se refiere? ¿Se acercará tanto al talento de jóvenes diseñadores y al mundo de la moda como la señora Obama?

La primera dama no tiene ninguna obligación de inspirarse en sus predecesoras, dijo Rubenstein. Una cosa es segura, añadió.

"Conoce su ropa, pero eso es su vestuario, Hay una diferencia entre un vestuario y una misión, y creo que ahora mismo no ha mostrado esa carda, y puede que no lo haga".