El jefe de la policía estatal de New Jersey criticó un acuerdo de ley alcanzado entre Estados Unidos y Cuba, alegando que no requiere la repatriación de una mujer declarada culpable de asesinar a un policía de ese estado norteamericano.

El coronel Rick Fuentes dijo el jueves que el acuerdo de intercambio de información anunciado esta semana acabó con la última oportunidad del presidente Barack Obama para negociar la devolución de fugitivos antes de dejar el cargo, entre ellas Joanne Chesimard.

Fuentes dijo que ahora trabajará con Donald Trump para que negocie la devolución de Chesimard.

"Al quemar el último puente hacia la oportunidad de este gobierno de conseguir su devolución negociada, se ha desdeñado a familias que han sufrido las consecuencias de sus actos terroristas y a agencias del orden en este país", dijo Fuentes. "Una antorcha ignominiosa ha sido pasada al nuevo gobierno".

Joanne Chesimard fue declarada culpable en 1977 de la muerte del policía estatal Werner Foerster en un tiroteo en la carretera New Jersey Turnpike en 1973. Fue sentenciada a cadena perpetua, pero escapó y viajó a Cuba, donde Fidel Castro le dio asilo y donde ha estado viviendo bajo el nombre Assata Shakur.

El gobierno de Obama y el de Cuba acordaron el lunes compartir información sobre actividad criminal internacional, como terrorismo, tráfico humano y lavado de dinero, pese a objeciones republicanas a la cooperación en ese sector con el gobierno de Raúl Castro.