Extremistas de Boko Haram atacaron un campamento de refugiados en el nordeste de Nigeria, apenas unos días después de que la fuerza aérea nigeriana lo bombardeara, según testigos.

Los soldados lucharon durante horas el jueves por la noche para rechazar a más de 100 combatientes del grupo extremista, que atacaron el campamento en Rann, en el estado de Borno, dijo un testigo que habló bajo condición de anonimato temiendo por su seguridad.

Ocho milicianos de Boko Haram murieron y un soldado resultó herido, dijo el testigo.

La fuerza aérea nigeriana bombardeó el martes varias veces el campamento, que acoge a personas que huyeron de Boko Haram. Las autoridades nigerianas han dicho que fue un accidente.

La organización benéfica sanitaria Médicos Sin Fronteras dijo el viernes que "unas 90" personas murieron en el bombardeo, aunque señaló que vecinos líderes civiles barajaban cifras de hasta 170 muertos.