Un juez de la Corte Suprema que formaba parte central de la amplia pesquisa por corrupción que sacude a Brasil murió el jueves en un choque aéreo, lo que suscitó dudas sobre el futuro de una indagatoria que ha alcanzado a la élite política y económica e incluso amenaza al presidente del país.

El magistrado Teori Zavascki falleció cuando el avión en que viajaba con otras tres personas chocó frente a Paraty, una popular población costera ubicada a unos 250 kilómetros (155 millas) al oeste de Río de Janeiro, según dijeron su hijo y las autoridades.

Aunque no se ha determinado la causa del choque, Zavascki desempeñaba un papel tan importante en la investigación denominada "Auto Lavado" sobre una red de sobornos millonarios en la paraestatal Petrobras que muchos brasileños manifestaron inmediatamente sus sospechas sobre un posible crimen en la caída de la aeronave y exigieron una investigación exhaustiva.

"El magistrado Teori Zavascki había estado manejando enérgicamente la investigación #Auto Lavado en la Corte Suprema. Es difícil creer que este fue un simple accidente", tuiteó Alan Mansur, director de la Asociación Nacional de Fiscales.

Una hora después de conocerse la noticia de la muerte de Zavascki, el presidente Michel Temer, quien ha sido mencionado por sospechosos en las investigaciones a Petrobras, se dirigió a la nación.

Zavascki "fue un buen hombre, y un orgullo para todos los brasileños", dijo Temer, quien decretó tres días de luto nacional.

El hijo del juez, Francisco Prehn Zavascki, fue el primero en confirmar que su padre murió en el choque ocurrido el jueves en la tarde.

"Queridos amigos, acabamos de recibir la confirmación de que mi padre falleció. Gracias por toda la fortaleza", escribió en su página de Facebook.

En un principio las autoridades reportaron que había cuatro personas a bordo, pero posteriormente elevaron la cifra a cinco y dijeron que habían sido recuperados tres cuerpos. Los otros dos muertos identificados son el empresario Carlos Alberto Filgueiras y el piloto Osmar Rodrigues, de acuerdo con las fuerzas armadas brasileñas. No se dieron a conocer los nombres ni el estado de las dos personas restantes.

En la televisora Globo fue posible apreciar a rescatistas que sacaban del mar parte de una pequeña aeronave blanca. Testigos dijeron a Globo que estaba lloviendo fuerte en la tarde, lo cual es típico durante los veranos en el Hemisferio Sur.

Las llamadas telefónicas y los correos electrónicos enviados a los bomberos que supervisan la recuperación no fueron devueltos.

Aunque la pesquisa por corrupción más grande en la historia de Brasil ha sido encabezada por un equipo de fiscales y el juez Sergio Moro en la ciudad sureña de Curitiba, Zavascki manejaba casos que involucran a políticos. Por ley, sólo la Corte Suprema puede decidir procesar o encarcelar a políticos federales.

Más recientemente, Zavascki había estado revisando las decenas de acuerdos entre la fiscalía y ejecutivos de la empresa constructora Odebrecht, que fue una de las principales participantes en la red de sobornos que, según los investigadores, involucró más de 2.000 millones de dólares durante más de una década. En los dos últimos años, decenas de políticos y empresarios han sido encarcelados como resultado de la extensa investigación.

Se esperaba que Zavascki decidiera en febrero cuáles de los acuerdos con Odebrecht iba a validar. La validación los haría públicos, lo que potencialmente implicaría a decenas de políticos en Brasil y de varios otros países donde la empresa realiza negocios.

El reemplazo de Zavascki será nombrado por el presidente Michel Temer, que niega haber realizado algo ilegal y no ha sido acusado en el caso de Petrobras.

Su fallecimiento retrasará la pesquisa, "pero es improbable que represente un gran golpe", escribió el jueves la consultoría de riesgos Eurasia.

Unos 100 políticos y ejecutivos empresariales ya han sido arrestados o están siendo investigados en Brasil por presuntamente elevar los montos de los contratos con Petrobras y otras empresas estatales con el fin de obtener dinero para sobornos y el financiamiento de campañas electorales. Además de Temer, altos funcionarios del gabinete y asesores cercanos y aliados del presidente han sido implicados en los testimonios de algunos de los arrestados.

Claudio Melo Filho, ex director de Odebrecht, mencionó a Temer 44 veces, acusándolo de financiamiento ilegal de campañas. Si el máximo tribunal electoral de Brasil confirma dichos alegatos, Temer sería retirado de la presidencia y el Congreso elegiría a un sucesor.

Moro, el juez en Curitiba, emitió un comunicado en el que llamó a Zavascki un "héroe brasileño".

"Sin él, no tendríamos la operación Auto Lavado", escribió Moro. "Espero que su legado, de serenidad y firmeza en la aplicación de la ley, sin importar los poderosos intereses involucrados, no sea olvidado".

___

El periodista Peter Prengaman reportó desde Río de Janeiro y Mauricio Savarese desde Chapeco, Brasil. Ambos laboran para The Associated Press.