Un programador ruso reclamado en Estados Unidos por un presunto delito de hackeo espera en prisión preventiva en España a que las autoridades decidan sobre su extradición.

Stanislav Lisov, de 31 años, ingresó en prisión el 13 de enero tras ser arrestado en el aeropuerto de Barcelona por agentes de la Guardia Civil a instancias de una orden detención del FBI a través de Interpol, señalaron fuentes de la Audiencia Nacional el jueves.

El tribunal interrogó a Lisov por videoconferencia por un supuesto delito de conspiración criminal con fraude electrónico e informático, los mismos cargos por los que está buscado en Estados Unidos. Ordenó su ingreso en prisión por la seriedad de las ofensas y el riesgo de que se fugase, como había hecho anteriormente en Estados Unidos.

La detención del ruso se produjo cuando se disponía a tomar un avión para salir de España acompañado de su esposa. Ambos habían llegado una semana antes.