El gobernador de Puerto Rico ha derogado una orden de la jefatura policial que intentaba limitar la difusión pública de información sobre casos criminales.

Ricardo Rosselló dijo el jueves que el público tiene el derecho constitucional de estar informado.

La jefa de policía Michelle Hernández había ordenado el miércoles que se dejara de dar información sobre el lugar donde se cometió un crimen, el pasado criminal de un sospechoso y la cantidad de drogas incautadas o dinero robado en ciertos casos. También prohibió la difusión de fotos de sospechosos no arrestados.

Hernández es la primera mujer que ocupa la jefatura de policía de la isla y fue designada por Rosselló.