La oposición venezolana anunció el jueves que el enviado del papa Francisco no estará presente en la nueva tentativa de reanudar el diálogo con el gobierno propiciada por el Vaticano y un grupo de ex presidentes extranjeros.

Citando una misiva del nuncio apostólico en Venezuela, el secretario ejecutivo de la coalición opositora Jesús Torrealba indicó que el arzobispo Claudio Maria Celli, enviado especial del Vaticano, "no participará" en las reuniones previstas para el 19 y 20 de enero.

Los facilitadores habían propuesto una reunión conjunta en enero para retomar las conversaciones, pero es poco probable que se produzca ese encuentro ante la negativa de la alianza opositora a asistir. En su lugar podrían sostener reuniones separadas con las partes.

Celli, junto con los ex presidentes José Luis Rodríguez Zapatero, de España; Martín Torrijos, de Panamá, y Leonel Fernández, de República Dominicana, actúan como facilitadores del proceso de diálogo que comenzó en octubre y está paralizado desde el mes pasado debido a acusaciones mutuas sobre el incumplimiento de los acuerdos.

"En diplomacia la ausencia puede ser una forma de ejercer presencia y el silencio puede llegar a ser el más elocuente discurso", dijo Torrealba en un comunicado.

La coalición opositora sostiene que el gobierno no acató el compromiso de fijar un cronograma electoral, no liberó a los llamados "presos políticos" y mantuvo su postura de enfrentamiento y desconocimiento de la Asamblea Nacional, dominada por la oposición.

Torrealba expresó que espera que el gesto de Francisco de renunciar a enviar a Celli "haga reflexionar" a quienes en el gobierno "hicieron colapsar el mecanismo de diálogo con su sistemático incumplimiento de los acuerdos" y los oriente a revertir la "escalada de represión" de las últimas semanas, que se tradujo en la detención de varios dirigentes y militantes opositores.

El presidente Nicolás Maduro, por su parte, ratificó la víspera que el gobierno se mantendrá en la mesa de diálogo.

La Unión de Naciones Suramericanas (Unasur), que promueve el diálogo, expresó el jueves en un comunicado "su compromiso y firme voluntad de seguir acompañando el proceso".

Agregó que en breve será presentada a las partes una propuesta orientada para consolidar las condiciones para el "relanzamiento" del diálogo. Y destacó que el secretario de Estado de la Santa Sede, cardenal Pietro Parolin, en un mensaje informó al organismo regional sobre la ausencia del arzobispo Celli, y además ratificó la "firma decisión" del Vaticano de continuar su apoyo a las conversaciones.

Luego de casi un mes de conversaciones la oposición y el oficialismo terminaron a inicios de diciembre una tregua cuando la Asamblea Nacional declaró la responsabilidad política de Maduro por la crisis, lo que crispó las tensiones políticas.

La decisión del Congreso fue anulada por el Tribunal Supremo de Justicia, que es señalado de estar controlado por el gobierno.

El enfrentamiento entre los poderes públicos ocurre en el contexto de una compleja crisis económica dominada por una desbordada inflación de tres dígitos, una severa recesión y graves problemas de desabastecimiento de alimentos, medicinas y otros bienes básicos.