Beijing invertirá de 2.700 millones de dólares este año para combatir la contaminación aérea en la capital, según dijeron el jueves medios estatales.

Parte del dinero se utilizará para cerrar o reformar más de 2.000 fábricas contaminantes, sustituir el uso de carbón por energía limpia a las afueras de la ciudad y retirar 300.000 vehículos antiguos especialmente contaminantes, indicó la agencia oficial de noticias Xinhua citando al alcalde en funciones de Beijing, Cai Qi.

Las autoridades tienen un gran interés en conseguir una mejoría visible en el contaminado aire del país, especialmente en la capital y sus alrededores. Beijing ha sufrido algunos picos de polución especialmente malos en las últimas semanas, que provocaron cierres temporales en algunas fábricas y órdenes de que los escolares se quedaran en casa.

China ha hecho grandes esfuerzos para reducir su dependencia del carbón y generar más poder de fuentes más limpias de energía renovable. Directivas conocidas esta semana por la Administración Nacional de Energía ordenaban la cancelación de unas 100 centrales eléctricas de carbón planificadas en todo el país, algunas de las cuales habían empezado a construirse.

Las autoridades presentaron el miércoles a una división de policía ambiental encargada de erradicar la quema ilegal en Beijing.