Gorilas, simios, lémures y otros primates están en peligro de extinción, y los científicos dicen que es culpa nuestra que nuestros parientes vivientes más cercanos estén en problemas, advierte un nuevo estudio internacional publicado el miércoles.

Aproximadamente 60% de las más de 500 especies de primates "están ahora amenazados con la extinción", y las poblaciones de tres de cada cuatro especies de primates han disminuido, según el estudio publicado en la revista Science Advances.

Aunque los científicos habían detectado la disminución del número de individuos y grupos de primates en bosques de todo el mundo, éste es el primer panorama general. El resultado fue "un llamado de atención más grande" de lo que pensamos previamente, dijo el investigador Paul Garber, de la Universidad de Illinois.

"El panorama no es muy bueno", señaló Garber, quien regresó recientemente de las selvas de Brasil, donde estudió al mono tití.

La disminución ha sido atribuida a actividades humanas, que incluyen caza, minería y perforación petrolera. La tala de árboles, ganadería y agricultura también ha destruido valioso hábitat en África, Asia y Sudamérica.

Los primates, entre los que están simios, macacos y los humanos, tienen ojos al frente del rostro y capacidad prensil que los distingue de otros mamíferos. Los científicos los estudian para aprender sobre el comportamiento y la evolución humana.

Muchos de los problemas que enfrentan los primates son recientes. Por ejemplo, la población del gorila de Grauer disminuyó de 17.000 individuos en 1995 a sólo alrededor de 3.800 en la actualidad, debido mayormente a la caza y la minería, encontró el estudio.

Existen en el mundo únicamente cerca de 14.000 orangutanes de Sumatra. Sólo existen 25 gibones de Hainan en China, mientras que 22 de 26 especies de primates en China están en peligro de extinción, señaló Garber.

Aproximadamente 94% de las especies de lémur en el mundo están en riesgo, especialmente en Madagascar, que es uno de los lugares más afectados en materia de pérdida de población de primates.

"Tenemos que verlo (la pérdida de población) casi como una señal. Nos están diciendo algo sobre el futuro", agregó Garber. "Este es un problema mundial crítico".

Aunque existe esperanza de que algunas especies puedan ser protegidas, muchas desaparecerán en las siguientes décadas, dijo el coautor del estudio Eduardo Fernández Duque, de la Universidad Yale.

Frans de Waal, experto en primates en la Universidad Emory, calificó el trabajo como "muy detallado y oportuno, y desafortunadamente, correcto".

"Las poblaciones de primates se están moviendo claramente en la dirección equivocada", dijo de Waal, quien no participó en el estudio.

___

Seth Borenstein está en Twitter como http://twitter.com/borenbears