Dos meses después del racionamiento de agua en Bolivia, la ministra a cargo presentó su renuncia al presidente Evo Morales.

"Está mañana presenté mi renuncia, la cual ha sido aceptada", dijo Alexandra Moreira, ministra del Medio Ambiente y Agua, en conferencia de prensa.

Moreira debía presentarse por la tarde a una interpelación que le siguió la bancada opositora por la denominada crisis del agua. Sin embargo, explicó: "ya no compete que yo asista a una interpelación al haber sido aceptada mi renuncia."

El ocho de noviembre se registraron cortes de agua de más de tres días en unos 100 barrios de La Paz, lo cual generó protestas y reclamos contra la ministra.

Entre las crítica que recibió se mencionaron las represas que abastecen a la capital del país, que estaban con un caudal bajo que no alcanzó con el abastecimiento de la ciudad. Los directores de la autoridad del agua en noviembre fueron separados de sus cargos por no alertar del problema y tomar medidas de prevención.

"La situación va ir mejorando. Ya se ha mejorado en los barrios afectados. Ellos tienen una mejor distribución de agua y el racionamiento es de día por medio con más de siete horas. Yo he cumplido con mi deber en atender de la mejor manera esta emergencia", concluyó.