Los productores de carnes y huevos orgánicos deberán sujetarse a normas más estrictas de bienestar animal de acuerdo con un anuncio el miércoles del Departamento de Agricultura estadounidense.

La norma es una victoria para los defensores de los animales dos días antes de la entrega del mando por el presidente Barack Obama. Las regulaciones buscan garantizar que los animales de crianza orgánica tengan espacio para acostarse, girar, pararse y estirar las patas. Las aves tendrán espacio para moverse libremente y desplegar las alas. No se pueden cortar los picos a las aves ni las colas al ganado. Las condiciones de vida deberán incluir aire libre, ventilación adecuada y luz directa del sol.

Las regulaciones fueron propuestas el año pasado. Elanor Starmer, administradora del Servicio de Mercadeo Agrícola del departamento, dice que el objetivo de las normas es ayudar a los productores a cumplir con las expectativas de los consumidores y garantizar la integridad del sello orgánico del departamento en un sector que crece rápidamente.

"Garantiza que todos compiten en igualdad de condiciones y bajo las mismas reglas de juego", dijo Starmer.

Los legisladores de estados agrícolas y algunas asociaciones de agricultores se oponen a las normas, que según ellos podrían elevar los precios de los alimentos y mandar a algunos agricultores a la quiebra. El senador republicano Pat Roberts, de Kansas, presidente del Comité de Agricultura, dijo que colaborará con el nuevo gobierno para tratar de derogar las normas. El presidente electo Donald Trump aún no ha designado un secretario de Agricultura.