El hombre designado por Donald Trump para encabezar la Agencia de Protección Ambiental dijo el miércoles que el cambio climático es una realidad, a pesar de que en ocasiones anteriores él y Trump han afirmado lo contrario.

Presionado por los senadores demócratas en su audiencia de confirmación, Scott Pruitt, secretario de Justicia del estado de Oklahoma, dijo que disentía de las declaraciones de Trump de que el calentamiento global es un fraude perpetrado por China para perjudicar la competitividad de Estados Unidos en los mercados.

"No creo que el cambio climático sea un fraude", dijo Pruitt.

En el pasado el republicano de 48 años ha puesto en duda la amplia evidencia científica de que el planeta se está calentando y que ello se debe a las emisiones de carbono generadas por el hombre. En un artículo de opinión en 2016, Pruitt insinuó que el debate sobre el calentamiento de la Tierra "dista de estar resuelto" y sostuvo que "los científicos siguen discrepando sobre la magnitud y amplitud del calentamiento global y su vínculo con las acciones de la humanidad".

Durante la audiencia ante la Comisión de Energía y Obras Públicas del Senado, Pruitt reconoció que la actividad humana contribuye "de cierta manera" al cambio climático. Sin embargo, continuó cuestionando que el consumo de combustibles fósiles sea la razón principal, y se rehusó a decir si el nivel de los océanos se está elevando o no.

Pruitt dio su testimonio poco después de que la NASA y la oficina del gobierno para los océanos y la atmósfera (NOAA, por sus siglas en inglés) dijeron en un comunicado conjunto que 2016 era oficialmente el año más cálido desde que se llevan registros. Los estudios revelan que los casquetes de hielo de Groenlandia y la Antártida han perdido masa, al tiempo que el nivel de los océanos ha ascendido en promedio más de 17 centímetros (unas siete pulgadas) durante el último siglo.

Presionado por el senador independiente Bernie Sanders de Vermont para que explicara detalladamente lo que piensa del cambio climático, Pruitt respondió que su opinión personal es "irrelevante" respecto a cómo ejercería las leyes ambientales.

En su cargo actual, Pruitt se unió a una demanda de varios estados en contra del plan del gobierno de Barack Obama para limitar las emisiones de carbono que calientan al planeta por parte de las plantas de generación eléctrica a base de carbón. También presentó una demanda contra la reciente expansión que hizo la EPA de los cuerpos acuosos (siglas en inglés de la agencia ambiental) regulados bajo la Ley de Agua Limpia. A esta legislación se oponen las industrias que se verían obligadas a limpiar las aguas residuales contaminadas.

Las demandas se encuentran entre al menos ocho casos pendientes que Pruitt ha respaldado en contra de la agencia a la que está nominado para encabezar.

Ante las preguntas del senador demócrata Edward Markey de Massachusetts, Pruitt dijo que tiene "plena voluntad de retirarse" caso por caso si así se lo ordena la oficina de ética de la EPA. Markey aseguró que eso es insuficiente para garantizarles a los estadounidenses que Pruitt es objetivo, y añadió que él debería comprometerse a retirarse de todas las demandas sin excepción.

___

El periodista Sean Murphy de The Associated Press en Oklahoma City contribuyó con este despacho.

___

Michael Biesecker está en Twitter como: Twitter.com/mbieseck