El mercado accionario no había sido tan aburrido en años.

El índice Standard & Poor's 500 cerró la jornada del miércoles con cambios marginales, el noveno día consecutivo con variaciones menores al 0,4% en cualquier dirección. Esa es la mayor racha de movimientos mínimos desde mediados de 2013. Otros indicadores cerraron con resultados mixtos.

El S&P 500 subió 4 puntos, 0,2%, hasta los 2.271,89. El promedio industrial Dow Jones cayó 22,05 enteros, 0,1%, y se ubicó en 19.804,72. El compuesto Nasdaq ganó 16,93 unidades, 0,3%, y terminó en 5.555,65.

Las acciones ingresaron a un periodo especulativo en las últimas semanas luego de sumar grandes avances desde las elecciones. El S&P 500 aumentó 6,2% desde el sorpresivo triunfo electoral de Donald Trump, impulsado por las expectativas de menores impuestos y regulaciones. Trump asumirá el cargo el viernes, y los inversionistas esperarán a ver qué tanto de sus discursos de campaña se convertirán en políticas de gobierno.

"Es natural luego de una racha postelectoral tan notable, tener un poco de calma, un periodo tranquilo en el que los inversionistas esperen algo más tangible", dijo Katie Nixon, inversionista en jefe de Northern Trust Wealth Management. "Sabemos la dirección que quiere tomar Donald Trump, y con un congreso republicano tiene mayores posibilidades de éxito, pero no tenemos los detalles".

Una notable área de debilidad en el mercado accionario fueron las ventas al por menor. Las ventas en la temporada de fin de año fueron menores a lo que esperaban muchos minoristas tradicionales, y como consecuencia, Target se convirtió en la más reciente compañía del sector en recortar su panorama de ventas y ganancias del último trimestre. La cadena de tiendas señaló que los niveles de tráfico en sus establecimientos fueron decepcionantes durante noviembre y diciembre, por lo que sus acciones perdieron 4,09 dólares, 5,8%, hasta los 66,85 dólares.

Target tuvo la segunda mayor pérdida en el S&P 500, mientras que Dollar Tree y otras minoristas no estuvieron muy lejos.

La mayor pérdida en el indicador fue para la compañía de especialidades biofarmacéuticas Mallinckrodt, que se desplomó 2,89 dólares, 5,8%, hasta los 46,53 dólares, luego de acordar un pago de 100 millones de dólares para poner fin a una investigación del gobierno. Los reguladores antimonopolios y cinco estados afirman que Questcor, una compañía que Mallinckrodt adquirió en 2014, compró de manera ilegal los derechos para un fármaco que habría sido competencia para su gel Achtar. Las agencias indicaron que eso le hubiera otorgado a Questcor un monopolio.

El precio de los bonos bajó ante el marcado incremento de los rendimientos. El rendimiento de la nota del Tesoro a 10 años subió a 2,42% respecto al 2,33% de la jornada previa. Eso compensó de sobremanera las pérdidas del día anterior y mantuvo el paso que han impuesto los bonos desde el día de las elecciones. Las expectativas de una mayor inflación de la mano de un crecimiento económico más rápido, han impulsado la tendencia.

El crudo estadounidense de referencia perdió 1,40 dólares para ubicarse en 51,08 dólares por barril en Nueva York. La mezcla Brent, referente internacional, se desplomó 1,55 dólares y cerró en 53,92 dólares por barril en Londres.

El oro retrocedió 80 centavos y terminó en 1.212,10 dólares por onza, mientras que la onza de plata subió 13 centavos hasta los 17,27 dólares. El cobre perdió nueve centavos y se ubicó en 2,62 dólares por libra.

___

La periodista de AP Marley Jay contribuyó a este despacho.