El primer servicio ferroviario de carga de China a Londres arribó el miércoles, después de 18 días.

Decenas de contenedores llenos principalmente de ropa desde la ciudad de Yiwu en el este de China llegaron a la terminal londinense de Barking tras atravesar Kazajstán, Rusia, Bielorrusia, Polonia y Europa occidental.

El tren llegó a Gran Bretaña desde Francia a través del túnel bajo el Canal de la Mancha para completar el viaje de 11.999 kilómetros (7.456 millas).

El servicio, más veloz que las rutas marítimas, será inicialmente semanal para evaluar la demanda.

Los ferrocarriles de China tienen servicios de carga a Madrid, Hamburgo y otros destinos europeos. Estos intentan revivir las legendarias rutas de comercio con occidente conocidas como la Ruta de la Seda.