Equipos de emergencia han realizado decenas de rescates en crecidas, en momentos en que fuertes tormentas inundan calles en Houston y vapulean otras partes de Texas.

Advertencias de inundaciones repentinas estaban en efecto en la región de Houston, donde aguaceros obligaron a las autoridades a cerrar algunas escuelas y retrasar la apertura de otras el miércoles. El transporte público en el área también enfrentó demoras y suspensiones.

Los meteorólogos dijeron que algunas áreas metropolitanas recibieron más de 5 pulgadas (12,7 centímetros) de lluvia en la madrugada.

Funcionarios de bomberos de Houston dicen que recibieron más de 65 llamadas para rescates en crecidas, mayormente de automovilistas varados en caminos inundados.

Funcionarios de emergencia en esa ciudad de 2,2 millones de habitantes pidieron a la gente que evite viajar.

Aguaceros y tormentas eléctricas azotaron también la región que va desde San Antonio hasta Austin, al tiempo que el norte de Texas registraba esporádicos aguaceros.