China pidió a Estados Unidos que prohíba la asistencia de una delegación de Taiwán a la toma de posesión de Donald Trump el viernes, ante temores de que el nuevo presidente trate de redefinir las relaciones entre Beijing, Taipei y Washington.

La portavoz de la cancillería china Hua Chunying dijo que se le entregó el pedido al equipo de transición de Trump y el gobierno de Barack Obama.

"Llamamos a Estados Unidos nuevamente a no permitir que el gobierno de Taiwán envía la llamada delegación asista a la ceremonia y que evite toda forma de intercambio oficial con Taiwán", dijo Hua en un encuentro con la prensa.

China se opone firmemente "a que cualquier miembro del gobierno de Taiwán se enfrasque en actividades que interfieran o minen las relaciones China-Estados Unidos bajo cualquier pretexto", dijo.

El jefe de la delegación y ex primer ministro taiwanés Yu Shyi-kun partió hacia Washington el lunes junto con políticos del Partido Progresista Democrático, de gobierno; y el opositor Partido Nacionalista.

Además de asistir a la ceremonia de toma de posesión, los delegados planean reunirse con políticos, académicos y representantes de la comunidad china.

Trump enfureció a Beijing cuando ignoró décadas de precedentes diplomáticos y tuvo una conversación telefónica con la presidenta taiwanesa Tsai Ing-wen poco después de ganar las elecciones presidenciales en noviembre.