Una mujer de 18 años que fue robada de un hospital de Jacksonville, Florida, cuando era recién nacida, dice que todavía ama a la única madre que ha conocido.

En una entrevista televisada para "Good Morning America" de la cadena ABC, Alexis Manigo dijo el miércoles que la mujer acusada de su secuestro, Gloria Williams, de 51 años, "siempre será mi mamá".

Manigo conoció a sus padres biológicos, Craig Aiken y Shanara Mobley, el fin de semana pasado en Walterboro, South Carolina, donde la hallaron a principios de mes.

"Creo que se los debo: darles la oportunidad de conocernos", dijo Manigo. Añadió que su vida habría sido distinta de no haber sido secuestrada.

"Cuando descubres que tienes otra familia, te da más amor", expresó.

Williams quedó detenida el martes en la cárcel del condado de Duval, Florida, según las actas policiales.

"Me dolió verla esposada", dijo Manigo. "Es una mujer tierna".

Las autoridades arrestaron a Williams después que los análisis de ADN identificaron a la mujer de 18 años que vivía con ella como Kamiyah Mobley. Una mujer vestida como enfermera se llevó a Mobley recién nacida del Centro Médico Universitario de Jacksonville en 1998.

Algunos meses atrás, la joven "tuvo una intuición" de que habría sido secuestrada, dijo el jefe de policía Mike Williams la semana pasada. Ni las autoridades ni Mobley dieron explicaciones.

Manigo dice que ha perdonado a Williams, quien "me amó durante 18 años, me cuidó durante 18 años" y espera que no la encierren de por vida.

Dice que habla diariamente con ella, aunque no sabe cuándo podrá verla. "Siempre la amaré", dijo.