La promesa de la primera ministra británica, Theresa May, de lograr una salida limpia pero cordial de la Unión Europea, despertó muy dispares el miércoles: optimismo en Gran Bretaña, escepticismo al otro lado del Canal de la Mancha.

Entusiasmados funcionarios británicos elogiaron el objetivo marcado por la mandataria de un "audaz y ambicioso acuerdo de libre comercio con la Unión Europea", junto con nuevos acuerdos comerciales entre Gran Bretaña y otros países.

El secretario británico de Exteriores, Boris Johnson, escribió en el Daily Telegraph que los países "ya hacen cola" para cerrar acuerdos.

Sin embargo, las autoridades europeas cuestionaron el optimismo británico sobre un Brexit tranquilo y mutuamente beneficioso.

El negociador para el Brexit del Parlamento Europeo, Guy Verhofstadt, dijo que "los días de que Gran Bretaña escoja a placer y de la Europa a la carta han terminado".

La ministra sueca de Asuntos de la Unión Europea, Ann Linde, dijo que May "dejó muy claro que quiere un Brexit muy duro" y anticipó duras negociaciones en el futuro.

La incertidumbre rodea a otros aspectos del discurso de May, como su promesa de que el Parlamento británico votará sobre el acuerdo alcanzado con la Unión Europea.

May y el secretario de Brexit David Davis declinaron responder de forma directa cuando se les preguntó si los legisladores rechazaban el acuerdo.

"No lo rechazarán", dijo Davis a la BBC. "Esta negociación tendrá éxito".

Por su parte, los diarios británicos, euroescépticos en su mayoría, se centraron en el comentario de May sobre que Gran Bretaña podría dañar la economía de la Unión Europea si el bloque impone un acuerdo de salida punitivo.

El titular de The Times of London advertía "Dadnos un acuerdo justo o seréis aplastados", mientras que el Daily Mirror tituló "Dadnos un acuerdo... o nos vamos".

Los periódicos europeos, por su parte, interpretaron el discurso como una prueba de que Gran Bretaña se está volviendo hacia sí misma.

El diario alemán Die Welt mostró en primera página el titular "Little Britain", título de una serie satírica ambientada en Gran Bretaña. En una alusión al presidente electo de Estados Unidos, el italiano La Reppubblica dijo que "Londres consigue su muro".

___

El periodista de The Associated Press David Keyton, en Oslo, contribuyó a este despacho