El expresidente George H.W. Bush ingresó el miércoles a la unidad de cuidados intensivos de un hospital de Houston con un cuadro de neumonía, mientras que su esposa Barbara fue hospitalizada por precaución luego de sufrir tos y fatiga, informó un portavoz.

El expresidente de 92 años de edad, quien se encuentra hospitalizado desde el sábado, se sometió a un procedimiento "para proteger y despejar sus vías respiratorias, lo que requirió sedación", indicó Jim McGrath, portavoz de la familia, en un comunicado.

Bush se encuentra en condición estable y descansa cómodamente en el Hospital Metodista de Houston, donde se mantendrá bajo observación, se afirma en el texto.

El 41er mandatario de Estados Unidos fue colocado en la UCI para atender un "problema respiratorio agudo derivado de una neumonía", declaró McGrath. Posteriormente señaló a The Associated Press que los doctores se mostraron complacidos con los resultados del procedimiento. Bush fue hospitalizado inicialmente por falta de aliento.

"Creo que no se puede ganar mucho dinero apostando en contra de George Bush", comentó McGrath. "Estamos a la espera" de ver cómo evoluciona.

McGrath informó que Barbara Bush, de 91 años, lleva un par de semanas sintiéndose mal "y esta mañana finalmente llegó al punto en el que quiso que la revisaran los expertos". Aclaró que se trata solo de una medida preventiva.

En un principio los médicos creían que el expresidente sería dado de alta en unos días luego de varios días de tratamiento, pero su hospitalización tuvo que alargarse, informó McGrath, quien aclaró que aún no se establece una fecha para que sea dado de alta.

Los doctores quieren ver cómo responde la exprimera dama al tratamiento antes de permitirle volver a casa, señaló el vocero.