Aparentemente, los agentes de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza están rechazando a los solicitantes de asilo antes de que puedan expresar su situación, lo que violaría las obligaciones de la agencia estipuladas en las leyes locales e internacionales, denunciaron el martes grupos de defensa de los derechos de los inmigrantes.

Los grupos dijeron que a mediados de año comenzaron a atender reportes de que a quienes cruzaban la frontera desde México se les decía que no podían solicitar asilo, que necesitaban una visa o que primero debían solicitar ayuda a las autoridades mexicanas. Según las leyes estadounidenses, cualquier extranjero puede solicitar asilo.

Muchos se quedaron con la impresión de que Estados Unidos ya no considera las solicitudes de asilo, de acuerdo con una querella interpuesta el viernes ante el inspector general del Departamento de Seguridad Nacional. Seis grupos, entre ellos la Asociación Estadounidense de Abogados Migratorios, la Unión Americana de Libertades Civiles y el Consejo Estadounidense de Inmigración, exhortaron a que se abra una investigación "para atender a plenitud esta alarmante nueva tendencia".

En los últimos años se han incrementado las solicitudes de asilo y otras formas de ayuda humanitaria, y muchos de los inmigrantes se han entregado a las autoridades en lugar de intentar evadir la captura. Luego de superar una entrevista de "temor creíble", sus casos son trasladados a las cortes migratorias, un proceso que suele tomar años y les permite permanecer en el país hasta que se llegue a una decisión.

El Servicio de Ciudadanía e Inmigración de Estados Unidos (USCIS por sus siglas en inglés), responsable del primer filtro, dijo que manejó 92.071 casos durante el año fiscal 2016, casi el doble de los 47.928 que atendió un año antes y cerca de 16 veces más de los 5.523 que revisó en 2009.

La demanda subraya varios casos en cruces fronterizos de California a Texas.

Una mujer salvadoreña que afirmó que fue objeto de amenazas de muerte en su país natal debido a su afiliación a un partido político, aparentemente recibió burlas, amenazas y fue rechazada junto a su hijo de 3 años de edad cuando pidió protección en noviembre pasado en un cruce fronterizo del sur de Texas. A un ex policía mexicano que había sido "brutalmente atacado por un cártel" aparentemente le dijeron las autoridades de San Diego en julio pasado que no se aceptaban solicitudes de asilo, por lo que se vio obligado a esconderse.

La Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza, que es parte del Departamento de Seguridad Nacional, dijo en un comunicado que no ha habido un cambio de política en los procedimientos de asilo y que no tolera ningún abuso. Si alguien expresa temor de volver a su país natal, la persona debe ser enviada a un agente de asilo para comenzar con el procedimiento.

"Estados Unidos se apega desde hace tiempo a las leyes y convenciones internacionales que permiten que las personas busquen asilo con los argumentos de que están siendo perseguidas debido a su raza, religión, nacionalidad, creencias políticas o algún otro factor", subrayó la agencia.