Las compañías estadounidenses se sienten menos bienvenidas en China y algunas están mudando sus operaciones a otros países, reportó el miércoles un grupo comercial, en medio de crecientes tensiones entre el presidente electo de Estados Unidos Donald Trump y el gobierno chino en materia de comercio.

El reporte de la Cámara Estadounidense de Comercio en China refleja frustraciones entre empresas que ven a China como un mercado clave, pero que enfrentan esfuerzos crecientes para bloquear acceso a tecnología y otras industrias promisorias.

El documento se dio a conocer poco antes de la ceremonia de investidura presidencial de Trump —a realizarse el viernes_, quien prometió incrementar aranceles a artículos de China y declarar a Beijing como un manipulador de divisas, movimiento que abriría el camino a imponer sanciones sobre la nación asiática.

Los líderes del país comunista han prometido hacer más productiva la economía china dominada por el Estado a través de la apertura de más industrias a competidores privados y extranjeros. Los grupos empresariales han dicho que tales iniciativas han tenido poco impacto.

___

Cámara Estadounidense de Comercio en China: www.amchamchina.org