Una afirmación del comisionado de Agricultura de Texas de que "extranjeros ilegales" atacaron a un grupo de cazadores en una zona remota del oeste del estado fue rechazada por el jefe de policía local, quien dijo que los cazadores se dispararon entre sí.

Sid Miller dijo recientemente en Facebook que el ataque es una razón más por la que debe construirse un muro para dar seguridad a la frontera de Texas.

"Quienquiera que diga que las personas que están ingresando ilegalmente a nuestro país son sólo aquellas que buscan un mejor futuro para sus familias simplemente no comprende lo que está ocurriendo en nuestras fronteras", afirmó el republicano en su cuenta. "Están ingresando criminales violentos y miembros de cárteles de drogas".

Dijo que los hombres armados emboscaron al grupo y le dispararon a un guía que trataba de proteger a los cazadores.

Pero el jefe de policía del condado Presidio, Danny Dominguez, criticó el lunes la versión de Miller.

"El comisionado de agricultura necesita hacer su trabajo y apegarse a eso, y yo haré mi trabajo. Díganle que dije eso", declaró Dominguez al periódico San Antonio Express-News.

Una solicitud realizada el martes por The Associated Press a Dominguez para que ampliara su comentario no fue respondida.

Investigadores de su oficina dijeron la semana pasada en un comunicado que el incidente ocurrido el 6 de enero en el que un guía y una segunda persona recibieron disparos fue resultado de "fuego amigo entre el grupo de caza con varios factores que contribuyeron a ello".

Las autoridades señalaron que aproximadamente 30 agentes policiales revisaron el perímetro de la hacienda donde estaban los cazadores se hospedaban y no encontraron indicios de que alguna persona se haya aproximado al campamento esa noche. Y los investigadores no hallaron evidencia de "violencia trans fronteriza", según el comunicado.