El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, conmutó la pena del puertorriqueño Oscar López Rivera — quien lleva 35 años preso por su participación en un movimiento independentista — y Puerto Rico recibió la noticia con júbilo.

En las calles de San Juan se escuchaba el claxon de algunos automovilistas que celebraban la decisión anunciada el martes por la Casa Blanca. Muchos puertorriqueños llevaban tiempo solicitado la liberación de López, de 74 años, y mientras algunos lloraron de emoción al enterarse de la noticia, otros se prepararon para asistir a fiestas convocadas en redes sociales.

Su abogada, Jan Susler, dijo a The Associated Press que le comunicó la noticia el martes y que él le aseguró estar muy agradecido. Según el informe de la Casa Blanca, la pena de López terminará el próximo 17 de mayo.

"Quiere vivir en Puerto Rico y la gente realmente quiere que venga aquí", agregó Susler en una entrevista telefónica. "Una de las cosas que dijo fue: 'Mañana es el cumpleaños de mi hija. Que regalo tan sorprendente para ella'''.

A su regreso a la isla, López planea pasar tiempo con su hija y su nieta y establecer una organización para trabajar en problemas como el cambio climático, la economía y la situación política puertorriqueña.

López perteneció a las ultranacionalistas Fuerzas Armadas de Liberación Nacional, que se atribuyeron el estallido de al menos 100 explosivos durante las décadas de 1970 y 1980 en ciudades estadounidenses como Nueva York, Chicago, Washington y otras.

En 1981 fue sentenciado a 55 años de cárcel por su participación en la búsqueda violenta de la independencia para Puerto Rico, que se convirtió en territorio estadounidense en 1898 y obtuvo autonomía política limitada cuando Estados Unidos aprobó su constitución en 1952.

Fue declarado culpable de un cargo de conspiración sediciosa y posteriormente de conspirar para escapar de una cárcel en Leavenworth, Kansas. En la actualidad está preso en Terre Haute, Indiana.

El atentado más conocido perpetrado por el grupo ocurrió en la emblemática Fraunces Tavern de Nueva York en 1975, Cuatro personas murieron y más de 60 resultaron heridas. López no fue condenado por ese ataque pero algunos lo consideran responsable por sus vínculos con el grupo ultranacionalista.

"Estoy dispuesta a perdonar, pero él nunca dijo que lo lamentaba, no mostró ningún remordimiento", dijo Mary Connor Tully, que perdió a su esposo, Frank Connor, en el atentado. "Él es un hombre viejo y vivirá su vida libre. Espero que pueda vivir con los pecados que cometió y que algún día le responderá a un poder superior a nosotros por lo que hizo".

Varios grupos también se oponían a la liberación de López, incluyendo una organización nacional de policías.

En 1999, el entonces presidente estadounidense Bill Clinton le ofreció clemencia, pero él la rechazó porque la oferta excluía a dos camaradas que fueron liberados tiempo después. Luego, en 2011, la Junta de Libertad Condicional negó su solicitud de liberación anticipada.

Entre quienes apoyaron a López están el papa Francisco, el expresidente Jimmy Carter, Lin-Manuel Miranda — creador del musical "Hamilton"— y diversos legisladores como el representante Luis Gutierrez de Illinois.

"Sollozando de gratitud aquí en Londres", tuiteó Miranda el martes, agregando que dedicará una presentación de la obra a López en Chicago. "Será un honor para mí interpretar a Hamilton la noche que él vaya".

Alejandro Molina, coordinador de la Red Nacional Boricua de Derechos Humanos, se unió a las aproximadamente 100 personas que participaron en una celebración espontánea el martes en el Centro Cultural Puertorriqueño en Chicago, fundado por López.

"Es una noticia maravillosa", afirmó.

Molina, que acompañó a la hija de López a visitarlo en prisión en Navidad, dijo que el independentista desea participar activamente en solucionar los problemas de la sociedad puertorriqueña.

Quienes solicitaban la liberación de López lo consideran el preso político de más antigua data en el hemisferio occidental y criticaron que de sus 35 años tras las rejas, 12 fueron en aislamiento total.

"Es un hombre que vive con mucha esperanza", afirmó Susler. "Así es como yo creo que se sobrevive a 35 años de prisión. Nunca ha tenido una esperanza falsa o ilusoria. Él creía que estaba en la cárcel por una causa más elevada por su pueblo, y eso es algo que da mucha vida".

La orden de liberación se dio a conocer el martes junto a otras 208 conmutaciones de sentencias anunciadas por la Casa Blanca.

____

Luis Alonso Lugo informó desde Washington. Los periodistas Ben Fox en Miami y Deepti Hajela en la ciudad de Nueva York contribuyeron con este despacho.