Un tribunal de Roma sentenció el martes a ocho ex líderes militares y políticos sudamericanos por la desaparición y muerte de 23 personas de origen italiano durante la represión de disidentes e intelectuales emprendida por las dictaduras de la región.

Los fiscales italianos absolvieron a otras 19 personas en el proceso de la llamada Operación Cóndor, la alianza secreta de dictaduras en Sudamérica durante las décadas de 1970 y 1980 en la que líderes militares cooperaron en la persecución y muerte de los disidentes, inclusive de otros países.

Entre los procesados en ausencia y sentenciados a cadena perpetua están el expresidente boliviano Luis García Meza Tejada, el exmandatario peruano Francisco Morales Bermúdez, dos ex mandos militares chilenos y un político uruguayo.

El fiscal Gianluca Capaldo dijo que, una vez que se agoten las apelaciones, Italia tratará de que los imputados cumplan las sentencias en sus respectivos países, donde algunos ya están encarcelados o bajo arresto domiciliario.

Capaldo agregó que sólo está parcialmente complacido con los veredictos, dada la gran cantidad de personas que fueron absueltas.

Patrizia Sacco de Amnistía Internacional, que dio seguimiento al juicio, declinó comentar al respecto a la espera del veredicto escrito de los jueces, pero reconoció que "es muy difícil enjuiciar a gente acusada de delitos cometidos hace mucho tiempo".

Georgina Cabrera, una chilena que dijo era una activista de la oposición durante el régimen militar del presidente Augusto Pinochet, lloró al conocer el fallo y lo consideró una "bofetada" a la humanidad.

"En nuestros países no obtuvimos justicia y esperábamos conseguirla aquí", dijo Cabrera. "Pero este veredicto es doloroso".

Una asesora del gobierno italiano que acudió a la última audiencia, Maria Elena Boschi, hizo notar la presencia de una delegación oficial uruguaya.

"Para el gobierno italiano era fundamental que se hiciera justicia", afirmó Boschi antes de que se emitiera el veredicto. "Este (juicio) tiene una importancia histórica: por primera vez hemos vinculado eventos trágicos que ocurrieron en distintas partes del mundo".

La Operación Cóndor fue lanzada en noviembre de 1975 por el chileno Pinochet, que derrocó al presidente marxista Salvador Allende en un golpe de Estado en 1973. La nieta de Allende, la novelista Isabel Allende, dio su testimonio en el juicio italiano, según la agencia noticiosa ANSA.