El nuevo gobernador de Puerto Rico advirtió el martes que el gobierno de la isla podría colapsar si no se toman pronto medidas drásticas para contrarrestar la crisis económica.

La advertencia se da en un momento en el que las autoridades difundieron nuevos datos provistos por el gobernador anterior durante el proceso de transición, en los que se revela que la crisis es peor de lo que se creía en principio.

"Puerto Rico, si no hace un ajuste dramático, en los próximos meses puede tener un colapso total", dijo Elías Sánchez, el representante de la gubernatura ante la junta federal de control creada el año pasado para supervisar las finanzas del territorio estadounidense.

Dijo a los reporteros que aún se desconoce la extensión de la crisis fiscal, debido, en parte, a la falta de comunicación entre las agencias públicas. En general, Puerto Rico busca reestructurar los casi 70.000 millones de dólares de su deuda pública, y desde agosto la isla ha caído en impago de bonos por millones de dólares, lo que ha provocado la molestia de acreedores que han interpuesto múltiples demandas.

El reporte dado a conocer el martes señala que el Departamento de Educación de la isla tiene un déficit de 230 millones de dólares, la policía tiene uno de 45 millones de dólares, y la Autoridad de Carreteras de Puerto Rico les debe a sus proveedores más de 500 millones de dólares.

El reporte también indica que la principal universidad pública de Puerto Rico tiene 91 millones de dólares depositados en el Banco de Desarrollo Económico, a los que no puede acceder debido a la actual moratoria de deuda. Además, los directivos afirman que el banco, que supervisa las transacciones de deuda de la isla, cambió en abril su número de ruta ABA y desde entonces no ha emitido un cheque. Todos los depósitos al banco se han movido a instituciones bancarias privadas.

"La crisis es real y más severa de lo que la gente cree", subrayo Sánchez.

Puerto Rico debe hacer un pago multimillonario de bonos en febrero, pero Sánchez dijo que es muy pronto para decir si se realizará. Afirmó que el gobierno dialogará con la junta federal de control en torno a ese tema en los próximos días.

"Vamos a ver a qué acuerdos vamos a llegar", comentó.

El gobierno de Ricardo Rosselló ya solicitó una prórroga para entregar un plan fiscal ajustado que supuestamente debe ser aprobado por el órgano de control antes del 31 de enero. Las autoridades también pidieron una extensión a la moratoria que actualmente protege a Puerto Rico de demandas por parte de sus acreedores. La junta no ha dado una respuesta pública a dichas solicitudes.

En tanto, el gobierno de Rosselló se ha comprometido a reestructurar el gobierno para reducir gastos, así como a reformar los sistemas fiscal y de jubilación de la isla. Rosselló ya firmó varias órdenes ejecutivas con la intención de dar un vuelco a la crisis económica, incluyendo ordenar a las agencias reducir en un 10% sus presupuestos y contratos por servicios profesionales.

También presentó una propuesta de reforma laboral que busca recortar el tamaño del bono navideño obligatorio y el número de vacaciones forzosas y de ausencia por enfermedad que se les otorgan a los trabajadores. El Senado de Puerto Rico debate el plan en medio de un creciente número de protestas.

___

Danica Coto está Twitter como: www.twitter.com/danicacoto