Una Coalición de organizaciones de distintas corrientes religiosas iniciaron este lunes una campaña de 40 días para presionar al Congreso a fin de que no postergue el tema de la reforma migratoria por la crisis en Siria.

Esperamos juntos que nos dé algo que no sea injusto e inhumano "Esperamos juntos que la Cámara de Representantes actúe muy pronto para reparar el sistema y nos dé algo que no sea injusto e inhumano", anotó el obispo Richard Graham al frente de la iglesia luterana en el área metropolitana del país.

Indicó que las comunidades religiosas en 44 estados se han comprometido a "orar, ayunar y tomar acciones" a partir de este lunes y hasta el 18 de octubre para mantener la reforma migratoria como un tema urgente en la agenda legislativa.

"Sabemos que no hay pocos temas en el Congreso a tratarse este otoño por lo que creemos que los próximos 40 días son críticos para escalar nuestra campaña e incrementar la presión", señaló en rueda de prensa Sydney Traynham, integrante de Church World Service.

Este lunes, el diario The New York Times destacó que algunos republicanos en la cámara baja han expresado que la reforma migratoria está al final de la lista del trabajo legislativo y es improbable que sea tomada como una prioridad en meses.

Traynham recordó que grupos religiosos durante el receso de verano en el Congreso, realizaron más de 60 acciones en los distritos de los congresistas que se muestran contrarios a la reforma migratoria integral.

Apuntó que hasta el momento hay 24 legisladores en la Cámara de Representantes que apoyan una reforma que incluye una vía para la obtención de la ciudadanía y subrayó que el enfoque de la presión está en ese recinto legislativo donde está pendiente la aprobación de su propuesta legislativa.

Por su parte, el legislador demócrata Raúl Grijalva subrayó que la campaña será "crítica" para un cambio tanto en la postura de los congresistas como en la conciencia del país.

"Creo realmente que estos próximos 40 días en muchos sentidos marcarán si tendremos o no, un paquete de reforma integral con vía para la ciudadanía", agregó Grijalva.

Indicó que el surgimiento de otros temas en el escenario legislativo, no deberían ser usados como pretexto, porque la votantes eligen a sus representantes para atender varios problemas a la vez.

"Como gente de fe hemos decidido que (...) es el momento para abrirnos nosotros, nuestros representantes y nuestro país, al dolor, el sufrimiento, las esperanzas y los sueños de nuestras hermanas y hermanos", señaló la religiosa Simone Campbell, directora del grupo activista católico Network.

"Creemos que si la oración puede mover montaña también puede mover a los miembros de la cámara Baja a escuchar su conciencia", apuntó por su parte la hermana Carol Zinn, presidenta de la Conferencia de Liderazgo de Mujeres Religiosas.