Una mala jornada de las acciones bancarias provocó el martes pérdidas en el promedio industrial Dow Jones por tercer día consecutivo, luego de que muchos de los patrones que habían impulsado al mercado desde las elecciones del año pasado dieron marcha atrás.

El Dow Jones perdió 58,96 puntos, el 0,3%, hasta los 19.826,77, con lo que se recortaron las ganancias que había logrado desde el sorpresivo triunfo de Donald Trump en noviembre. El índice Standard & Poor's 500 cayó 6,75 unidades, el 0,3%, hasta las 2.267,89. El compuesto Nasdaq cedió 35,39 enteros, el 0,6%, y terminó en 5.538,73.

El sector financiero fue el principal responsable de la caída con un desplome de 2,3%, casi el triple de cualquier otro de los 10 sectores que conforman el S&P 500. Las pérdidas se presentaron pese a que el martes por la mañana Morgan Stanley se unió a una lista de bancos que reportaron resultados trimestrales mejores a lo esperado.

Parte de la razón de las pérdidas posiblemente se debió al desplome en el rendimiento de los bonos. Con frecuencia las acciones bancarias se han estado cotizando en dirección opuesta a los rendimientos de éstos, y el del certificado del Tesoro a 10 años cayó a 2,32% respecto al 2,38 de la jornada previa.

Otra razón podría ser lo buenos que han sido los rendimientos de las acciones de los bancos en los meses previos. Los títulos financieros del S&P 500 subieron 17% en los dos meses posteriores a las elecciones, más que cualquier otro sector del indicador.

"Hoy fue un día en el que las acciones que se habían comportado con fortaleza están retrocediendo un poquito, y los inversionistas están colocando dinero en algunas empresas rezagadas", dijo Mike Barclay, gerente de cartera para Columbia Threadneedle Investments.

Las compañías que venden artículos de uso diario a los consumidores lograron el mayor avance del día, con un incremento del 1,3% entre las que operan en el S&P 500. También habían sido de las más afectadas desde el día de los comicios.

Entre ellas está la tabacalera Reynolds American, que ganó 1,71 dólares, el 3,1%, hasta los 57,68 dólares luego de que British American Tobacco informó que adquiriría el restante 57,8% de la empresa que aún no le pertenecía. Esta última dijo que pagará 59,64 dólares por título en efectivo y en acciones.

Los papeles de servicios públicos, que también han sido un lastre para el mercado desde los comicios, tuvieron una buena jornada. Las empresas de este tipo que pertenecen al S&P 500 registraron un incremento del 1,2% con la ayuda del descenso en los rendimientos del Tesoro. Cuando los bonos pagan menos intereses, las acciones que rinden dividendos se vuelven más atractivas para ciertos inversionistas, y las compañías de servicios cuentan con algunos de los rendimientos de dividendos más grandes.

NRG Energy ganó 74 centavos, el 5,1% hasta los 15,34 dólares, una de las acciones con mejor desempeño dentro del S&P 500 después de que la firma de inversiones que dirige el inversor activista Paul Singer reveló que tiene una participación en la compañía eléctrica.

El mayor avance dentro del S&P 500 fue para Noble Energy, que subió 2,66 dólares, el 7,1%, hasta los 40,05 dólares por título. La compañía de gas y petróleo acordó la adquisición de Clayton Williams Energy por 2.700 millones de dólares.

En la Bolsa de Valores de Nueva York casi el mismo número de acciones registraron ganancias que las que tuvieron pérdidas, pero el desplome en los títulos bancarios fue suficiente para arrastrar el mercado hacia abajo.

El crudo estadounidense de referencia subió 11 centavos, el 0,2%, hasta los 52,48 dólares por barril. La mezcla Brent, referente internacional, perdió 39 centavos, 0,7%, a 55,47 dólares.

El oro ganó 16,70 dólares hasta los 1.212,90 dólares por onza. La plata subió 38 centavos y se estableció en 17,15 dólares por onza, y el cobre perdió un centavo, ubicándose en 2,63 dólares por libra.

En Asia, el Nikkei 225 de Japón cayó 1,5%, mientras que el Kospi surcoreano subió 0,4% y el Hang Seng de Hong Kong ganó 0,5%.

En Europa, el CAC 40 de Francia bajó 0,5% y el DAX alemán descendió 0,1%. En Londres, el FTSE 100 descendió 1,5%.