Un cargamento de combustible proveniente de Catar llegó a Gaza para ayudar a aliviar la crisis de electricidad que ha causado intensas protestas, informó la agrupación islamista Hamas que gobierna ese territorio.

Los habitantes de Gaza apenas subsisten con tres o cuatro horas de electricidad diarias desde hace unas semanas. Con el combustible llegado de Catar, los habitantes podrán tener energías unas ocho horas al día.

Los repetidos apagones desataron protestas la semana pasada en que miles de personas salieron a las calles, culpando a Hamas de no hacer lo suficiente para resolver la crisis. Hamas respondió deteniendo a docenas de personas y llamando a interrogar a centenares a fin de evitar que continúen las manifestaciones, según grupos de derechos humanos.

Una de las protestas fue tan grande que fue la mayor en Gaza desde que Hamas se alzó al poder en el 2007.