La policía española detuvo el lunes a un entrenador de boxeo marroquí sospechoso de liderar una célula que distribuía propaganda y reclutaba militantes para el grupo extremista Estado Islámico, anunciaron las autoridades.

El hombre arrestado en San Sebastián, en el norte del país, estaba vinculado a otro sospechoso detenido en la ciudad francesa de Estrasburgo el pasado 20 de noviembre, dijo el Ministerio del Interior en un comunicado.

El sospechoso compartió un apartamento con un tercer sujeto al que radicalizó y que, según las autoridades, envió a Turquía para recibir instrucciones del grupo EI para llevar a cabo ataques en Europa. Ese tercer integrante de la célula fue detenido en Marruecos. Los tres habían coincidido en San Sebastián, dijo la policía.

Según el comunicado de Interior, el detenido del lunes residía en España y operaba de forma activa desde 2010, empleando su trabajo como entrenador de boxeo para adoctrinar y reclutar a jóvenes en peligro de marginación social para la causa yihadista.

España ha detenido a un total de 181 personas desde mediados de 2015, cuando elevó a cuatro de cinco el nivel de alerta terrorista tras una serie de atentados en Francia, Túnez y Kuwait.