Las autoridades belgas dejaron en libertad a tres personas detenidas en una serie de registros antiterroristas en el barrio de Molenbeek de Bruselas, donde vivieron o se alojaron algunos de los extremistas que atentaron en París y Bruselas.

Los tres detenidos fueron interrogados y quedaron libres durante la noche, explicó el domingo Ine Van Wymersch, portavoz de la fiscalía de Bruselas.

En los cateos del fin de semana no se hallaron armas ni explosivos. Van Wymersch rechazó dar más detalles sobre la investigación.

Bélgica está en alerta máxima desde que suicidas atacaron el aeropuerto y el metro de la capital del país el pasado 22 de marzo causando 32 fallecidos.