Tropas del gobierno de Irak respaldadas por Estados Unidos liberaron por completo el domingo el complejo de la universidad de Mosul, un importante paso en la vasta operación para expulsar al grupo extremista Estado Islámico de la ciudad, dijo un portavoz del ejército.

El extenso campus está totalmente controlado por fuerzas especiales iraquíes, conocidas oficialmente como el Servicio Antiterrorista, que izaron la bandera iraquí sobre sus edificios, explicó el vocero del Mando Militar Conjunto, el general Yahya Rasool.

Los soldados registraron los inmuebles del campus y retiraron bombas plantadas por los radicales, explicó el general Haider Fadhil de las fuerzas especiales. Los militares entraron además en el cercano vecindario de Andalus, que esperan quede bajo control de Bagdad más tarde en el día, agregó.

El ejército accedió a los terrenos de la universidad el viernes y aseguró más de la mitad del campus al día siguiente a pesar de la fuerte resistencia de los insurgentes del grupo EI, que desplegaron francotiradores y emplearon fuego de mortero para ralentizar el avance de las tropas.

El avance del domingo es el último de la serie de conquistas del ejército iraquí, que cuenta con el respaldo de Estados Unidos. En la ofensiva por Mosul, que comenzó el 17 de octubre, participan unos 30.000 efectivos — entre los que además de soldados convencionales hay otros grupos armados, incluyendo paramilitares chiíes y suníes y combatientes curdos.

La milicia radical Estado Islámico tomó Mosul en el 2014, junto con casi un tercio del país y grandes partes de la vecina Siria. La ciudad es la segunda mayor del país y el último gran feudo urbano del grupo en Irak.