Jennifer Holliday decidió no acudir a las festividades de la toma de posesión de Donald Trump luego de que los seguidores gay y negros de la estrella de Broadway se inconformaron con ella, con lo que se redujo todavía más la ya baja participación de celebridades en el evento.

Holliday, conocida por su papel ganador de un Tony en el musical "Dreamgirls", dijo en una entrevista el sábado que no había pensado que cantar en un concierto el jueves en el Lincoln Memorial en Washington sería interpretado como una declaración de respaldo al presidente electo.

La artista decidió retirarse del concierto a las 3 a.m. luego de leer un comentario sobre cómo estaba tomando el público el hecho de que ella participara, y se disculpó por su falta de criterio.

"De pronto lo entendí", dijo. "La comunidad gay ha sido una gran parte de mi vida y mi carrera. Siento que realmente no habría una Jennifer Holliday o una 'Dreamgirls' en el siglo XXI sin ellos. Necesitaba al menos escucharles para saber por qué les parecía una decepción tan grande".

Varios artistas prominentes han declinado actuar en las festividades por la investidura de Trump. La estrella de country Toby Keith, la cantante Jackie Evancho y el actor Jon Voight sí van a participar el jueves.

Holliday dijo que le dolió leer epítetos raciales, insultos como "Tío Tom" y mensajes en los que personas le deseaban la muerte "solamente por cantar una canción". Iba a entonar "Hard Times Come Again No More", de Stephen Foster.

"No tenía idea de que sería interpretado como una declaración política", dijo. "Es mi culpa por no prestar atención al ambiente en el país en estos momentos".

Mencionó un artículo de Kevin Fallon en The Daily Beast que explicaba por qué el papel de Holliday como Effie en "Dreamgirls" la convirtió un ícono de la comunidad gay durante el brote inicial de sida en la década de 1980. En ese contexto, enterarse que Holliday iba a cantar en las festividades "se siente como una traición", escribió Fallon. "Es desgarrador".

Holliday dijo que no le preocupaban las reacciones negativas de los partidarios de Trump ni del propio presidente electo en las redes sociales. No puede ser peor que lo que ella ya ha leído de sus propios seguidores, dijo.

Las investiduras del presidente Barack Obama atrajeron a numerosos artistas de primer nivel, como Beyonce, Bruce Springsteen, U2, Alicia Keys, Jennifer Hudson y otros, en agudo contraste con los conseguidos por Trump. Éste ha insistido en que así es como él lo quiere, y comentó que las ceremonias de juramentación deberían ser sobre el pueblo, no sobre la lista de personajes importantes.