Las fuerzas gubernamentales capturaron una aldea cercana a Damasco que estaba en manos de rebeldes y que ha sido escenario de fuertes choques desde hace semanas, informaron el viernes el ejército sirio y un grupo activista opositor.

El ejército dijo que sus tropas están ahora en control pleno de Basima luego que hombres armados escaparon a dos villas cercanas en la región del Valle Barada.

El Observatorio Sirio para los Derechos Humanos dijo que soldados apoyados por combatientes de la milicia islamista libanesa Jezbolá capturaron Basima luego de intensos ataques aéreos y de artillería.

Las tropas sirias han estado a la ofensiva en la región del Valle Barada desde el 22 de diciembre, lo que ha llevado a recortes del suministro de agua a Damasco. El valle es la principal fuente de agua de la capital.

Los combates han proseguido en la región pese a un cese del fuego en el país auspiciado por Rusia y Turquía y que entró en vigencia el 30 de diciembre.