Las autoridades mexicanas confiscaron un tigre de Bengala que un hombre había sacado a pasear en un vecindario de la ciudad fronteriza de Tijuana.

La fiera de 4 meses de edad estaba en una vivienda privada donde viven niños también, informó la procuraduría general para protección ambiental.

El hombre tenía documentos mostrando que había comprado el tigre recientemente, y el animal estaba saludable aunque sin garras. Las autoridades dijeron que tuvieron que dejar al animal en un zoológico local al hallar que el propietario no había cumplido con las medidas de seguridad requeridas.

Las autoridades tomaron acción cuando un vecino llamó para reportar que había un hombre paseando a un tigre con correa de perro.

Las autoridades detuvieron al hombre frente a su vivienda en un vecindario de bajos recursos de Tijuana. El nombre de su calle es Calle León.