La guardia costera de Irán detuvo a 21 pescadores y sus tres embarcaciones, procedentes de naciones árabes vecinas, por adentrarse en sus aguas territoriales y pescar especies raras, dijo el lunes la televisora estatal iraní.

Las embarcaciones tradicionales de pesca, conocidas como dhows, entraron en aguas iraníes cerca de la isla de Kish, en el Golfo Pérsico, explicó la televisión. Los pescadores fueron entregados a autoridades judiciales, señaló agregando que habían capturado especies raras de tiburones en peces en aguas controladas por Teherán.

En los últimos meses, Irán detuvo otras 12 dhows en sus aguas por cargos similares.