Interior de una iglesia
Interior de una iglesia, en una imagen de archivo. ARCHIVO

La Diócesis de Gallup, Nuevo México, informó que se declarará en bancarrota como resultado de más de una decena de demandas contra sus sacerdotes, acusados de abuso sexual.

Es el camino más eficaz a tomar El obispo James Wall dijo que se buscará la protección del capítulo 11 de la Ley de Bancarrota de Estados Unidos, porque éste es "el camino más eficaz a tomar, a la luz de las reclamaciones de los que fueron objeto de abuso".

Wall, quien fue designado obispo en 2009, dijo que quiere tratar a todas las víctimas de abuso "de una manera justa, equitativa y más misericordiosa", mientras continúan las operaciones de la diócesis.

La Diócesis de Gallup incluye una extensa área rural, integrada por condados ubicados al oeste de Nuevo México y al este de Arizona.

Es una de las diócesis más pobres

La diócesis es considerada como una de las más pobres de Estados Unidos, con un presupuesto de poco más de tres millones de dólares al año.

Gallup se convertiría en la novena diócesis católica del país en declararse en bancarrota como consecuencia de los pagos multimillonarios por indemnizaciones a las víctimas de abuso sexual de sus sacerdotes.

Robert Pastor, abogado que representa a varias víctimas de abuso de sacerdotes de la diócesis, estimó que la declaración de quiebra llevaría a mantener en secreto la información para minimizar la cantidad de casos de abuso.

Una bancarrota bajo el capítulo 11 de dicha ley, frena la presentación de todas las acciones legales en contra de la diócesis.