Un juez federal en Austin, Texas, sentenciará este jueves a cinco mexicanos declarados culpables en mayo pasado de conspirar para lavar dinero del cártel de Los Zetas a través de la compra, venta y competencia de caballos de carreras.

La Oficina del Procurador Federal para el Suroeste de Texas informó este miércoles que los mexicanos que serán sentenciados son José Treviño Morales, hermano de Miguel Ángel Treviño Morales, alias "El Z-40", líder de Los Zetas hasta que fue detenido en México en julio pasado.

Enfrentarían penas que van de los 5 a los 20 años de prisión También el empresario mexicano Francisco Antonio Colorado Cessa, Fernando Solís García, Eusevio Maldonado Huitrón y Raúl Ramírez.

Los cinco fueron declarados culpables en mayo pasado de participar en una conspiración para lavar millones de dólares en ganancias ilícitas de la organización criminal, a través de la compra, venta y competencia de caballos de carreras cuarto de milla.

Los acusados podrían enfrentar sentencias que van de los cinco a los 20 años de prisión.

El caso se desprende de una acusación emitida por un gran jurado federal en Texas en junio de 2012, contra 14 sospechosos de conspirar para lavar parte de las cuantiosas utilidades que obtienen en esa organización criminal por el tráfico de drogas.

De los 14 acusados, nueve fueron detenidos en Estados Unidos. El líder de Los Zetas, Miguel Ángel Treviño Morales, quien también estaba incluido en la acusación, fue aprehendido el 15 de julio pasado en México y otros cuatro más permanecen prófugos.

De acuerdo con las autoridades estadunidenses, José Treviño Morales, administraba las actividades de lavado de dinero del cártel en Estados Unidos, haciéndose pasar como "legítimo" propietario de caballos de carrera un cuarto de milla.

En la acusación, las autoridades señalaron que "sus actividades incluían la coordinación de las compras, entrenamiento y carreras" de los caballos.

Entre 2008 y 2012 'blanquearon' millones de dólares

A lo largo del juicio, los procuradores federales presentaron pruebas de que entre 2008 y 2012 se habían blanqueado millones de dólares mediante el uso de dinero de la droga para comprar caballos a través de empresas fantasmas, para pagar por sus gastos y sobornar a personal de las pistas de carreras.

En noviembre pasado, el gobierno federal vendió en subasta unos 400 caballos decomisados en el rancho en Oklahoma, incluyendo a la potra "A Dash Of Sweet Heat" que alcanzó el precio de un millón de dólares.