El presidente estadounidense, Barack Obama, ha instado este martes a la Cámara de Representantes a aprobar "sin demora" el acuerdo que ya ha sido refrendado por el Senado y que busca evitar que Estados Unidos caiga en el llamado abismo fiscal.

"Aunque ni demócratas ni republicanos consiguieron todo lo que querían, este acuerdo es lo correcto para nuestro país y la Cámara debería aprobarlo sin demora", ha subrayado Obama en un comunicado después de que el Senado aprobara por 89 votos a favor y ocho en contra el acuerdo alcanzado poco antes del límite de la medianoche del 31 de diciembre.

El presidente ha reconocido que "queda más trabajo por hacer para reducir nuestro déficit y estoy dispuesto a hacerlo, pero el acuerdo de esta noche garantiza que, avanzando, seguiremos reduciendo el déficit mediante una combinación de nuevos recortes del gasto y nuevos impuestos de los americanos más ricos".

Obama ha resaltado que el acuerdo cerrado por republicanos y demócratas "protege al 98% de los americanos y al 97% de los propietarios de pequeños negocios de una subida de impuestos a la clase media".

Este acuerdo es lo correcto para nuestro país Por otra parte, el pacto "hará crecer la economía y reducirá el déficit de una manera equilibrada" y pedirá a los "multimillonarios que empiecen a pagar su parte justa por primera vez en 20 años", ha resaltado. "Como prometí, esa subida (de impuestos) será inmediata y será permanente", ha incidido.

La Cámara de Representantes tiene previsto reunirse este mediodía (18.00 hora española) y se espera que vote este martes mismo el acuerdo, si bien su presidente, el republicano John Boehner, no ha descartado que se puedan introducir enmiendas a los acordado, lo que podría demorar la aprobación.

Aunque el acuerdo sería aprobado fuera del plazo previsto, dado que es día festivo en Estados Unidos, con este paso se evita que las duras medidas fiscales, que habrían supuesto las mayores subidas de impuestos para los contribuyentes en medio siglo, entren en vigor.

El acuerdo

Según lo filtrado hasta el momento, el compromiso prevé la extensión, para las familias con rentas anuales inferiores a los 450.000 dólares, de las rebajas impositivas aprobadas durante la presidencia de George W. Bush. Por encima de ese umbral, la tasa del impuesto sobre la renta subiría del 35% actual a un máximo del 39,6%, lo que supondría la primera subida de impuestos en EE UU en dos décadas, algo a lo que se han opuesto con uñas y dientes los republicanos. La Casa Blanca, sin embargo, habría accedido a elevar, de 250.000 a 450.000 dólares anuales, el umbral de rentas a partir del cual se subirían los impuestos.

El compromiso en ciernes también incluiría un aplazamiento, por dos meses, de los recortes automáticos del gasto público que deberían entrar en vigor a partir del miércoles. Aparte de la prórroga de las rebajas de la era Bush, el compromiso contempla también la prórroga del subsidio de desempleo para 2 millones de estadounidenses. Las familias de bajos ingresos se beneficiarían igualmente de una extensión de las deducciones por estudios universitarios para sus hijos, y los empresarios verían extenderse los incentivos fiscales a la investigación y el desarrollo, entre otros elementos del paquete.

El compromiso supondría para el Tesoro un incremento de ingresos de 600.000 millones de dólares Por lo que respecta al impuesto sobre los bienes heredados, el tipo aumentaría del 35% hasta el 40%, manteniéndose la exención actual para los bienes valorados en hasta 5 millones de dólares. Según los términos del preacuerdo que han trascendido, tampoco se vería recortada el año próximo la compensación que perciben los médicos por la atención que prestan a los pacientes cubiertos por el programa público de asistencia sanitaria para jubilados (Medicare).

Globalmente, el compromiso supondría para el Tesoro un incremento de ingresos de 600.000 millones de dólares a lo largo de la próxima década, muy por debajo del billón de dólares que el presidente de la Cámara de Representantes, John Boehner, llegó a aceptar a mediados de diciembre.