El Gobierno francés no someterá al parlamento la posible intervención en Siria

  • El primer ministro presentará pruebas del ataque químico.
  • La prensa gala ve a Hollande "atrapado" ante la decisión de Obama.

El Gobierno francés no cederá a las peticiones de dirigentes de la oposición para que el Parlamento celebre una votación sobre una eventual intervención militar en Siria, según ha señalado este lunes la presidenta de la comisión de Exteriores de la Asamblea Nacional, Elisabeth Guigou.

El presidente francés, François Hollande, se encuentra en una situación delicada después del revés sufrido por el primer ministro británico, David Cameron, en el Parlamento británico y los planes del presidente estadounidense, Barack Obama, de buscar la aprobación previa del Congreso a su anunciado ataque contra Siria.

Hollande es el jefe del Ejército en virtud de la Constitución francesa y tiene poderes para ordenar una intervención, con la única obligación de informar al Parlamento en el plazo de tres días tras su inicio. Solo si la acción militar fuera a durar más de cuatro meses estaría obligado a contar con aprobación parlamentaria para su continuación.

No veo que celebrar una votación tenga algún sentido políticamente hablando

Sin embargo, con sondeos de opinión que muestran un rechazo de dos tercios entre los franceses a la intervención en Siria, algunos políticos conservadores, de centro y ecologistas han pedido durante este fin de semana al Gobierno socialista que celebre una votación en el Parlamento.

"En una situación complicada como esta, necesitamos apegarnos a principios, en otras palabras la Constitución, que no obliga al presidente a celebrar una votación, ni siquiera un debate", ha señalado Guigou, una veterana del Partido Socialista, en declaraciones a la emisora France Info.

"No veo que celebrar una votación tenga algún sentido políticamente hablando", ha afirmado, subrayando que Francia quedaría en una situación imposible en la que el Parlamento votaría a favor de actuar y luego el congreso estadounidense votaría en contra.

"Francia no puede actuar sola. Para dar legalidad a una intervención, tendría que ser realizada por una coalición amplia", ha considerado.

Ayrault presentará pruebas

El primer ministro francés, Jean-Marc Ayrault, se reunirá este lunes con los líderes parlamentarios para discutir sobre la crisis y compartir con ellos la información que los servicios de Inteligencia galos tienen del ataque con armas químicas del 21 de agosto cerca de Damasco.

Según Guigou, los servicios de Inteligencia franceses apuntan claramente a las fuerzas del régimen de Bashar al Assad como responsables del ataque, en el que según la oposición murieron más de un millar de personas.

La prensa gala ve a Hollande "atrapado" ante la decisión de Obama

La prensa francesa coincidió en que el presidente, François Hollande, se ha visto "atrapado" por la decisión de su homólogo estadounidense, Barack Obama, de buscar el respaldo del Legislativo para llevar a cabo una acción militar en Siria.

"Obama le tiende una trampa a Hollande", titula el diario Libération, que señala que el jefe del Estado está sometido a la decisión que tome el Congreso estadounidense y se ha visto arrastrado a una situación "cuanto menos, incómoda".

Obama le tiende una trampa a Hollande

El Elíseo, sede de la presidencia, no esperó a la negativa británica ni al anuncio estadounidense para convocar para este miércoles una sesión extraordinaria del Parlamento galo, pero según recuerda el periódico, no está sometida a voto, por lo que la decisión recae en primera y última instancia en Hollande.

Esa misma línea sigue el diario Le Figaro, que señala que el presidente francés "se mantiene inflexible, se encuentra aislado a nivel internacional" y cada vez más criticado en su propio país.

"El trance es delicado para el jefe del Estado, que se ha puesto de nuevo el uniforme (militar). Casi un auténtico momento de soledad", asegura ese rotativo, que sostiene que a Hollande ni siquiera le va a ser fácil mantener la cohesión en el seno del Ejecutivo.

Le Parisien añade que la presión para que el Elíseo solicite el voto parlamentario antes de intervenir en ese país árabe es "cada vez más fuerte", aunque oficialmente se mantenga que la determinación del Gobierno sigue "intacta".

"Atrapado por la marcha atrás sorpresa de Barack Obama, Hollande se encuentra ante una opinión pública netamente hostil a una intervención y ante barones de la derecha (y de la izquierda) que se aprovechan de este rechazo popular", concluye La Nouvelle République du Centre-ouest.