Obama se la juega con su guerra siria si el debate en el Congreso va más allá del 9 de septiembre

  • El Senado de EU comenzará la próxima semana los debates sobre la autorización solicitada por Obama.
  • El Congreso, de receso veraniego, prevé volver al trabajo a partir del 9 de septiembre.
  • Obama espera una decisión cuanto antes a partir de ese día.
  • Los congresistas republicanos, especialmente los del Tea Party, son el gran escollo de Barack Obama con vistas a un octubre difícil por la amenaza de suspensión de pagos y la reforma sanitaria.
  • Senadores republicanos como McCain defienden el ataque, pero nunca de forma aislada.
  • Otro largo debate político y otra guerra son dos elementos que la sociedad estadounidense podría no perdonar.

El Senado de EU comenzará la próxima semana los debates sobre la autorización solicitada por el presidente Barack Obama para llevar a cabo una acción militar contra Siria, anunció este sábado el líder de la mayoría demócrata en esa cámara, el senador Harry Reid.

El Congreso, de receso veraniego, prevé volver al trabajo a partir del 9 de septiembre, pero el Senado celebrará audiencias y sesiones informativas sobre el tema de Siria desde la semana próxima, de acuerdo con Reid.

La primera audiencia del Senado se celebrará el martes"Es hora de que el Congreso debata y vote sobre si las acciones atroces de Siria deben ser respondidas con un uso limitado de la fuerza militar estadounidense", sostuvo el senador en un comunicado. A juicio de Reid, el uso de la fuerza militar contra Siria "es justificado y necesario", y Estados Unidos tiene "una obligación moral" en cuanto a la aplicación de las normas internacionales que prohíben el uso de armas químicas.

Reid explicó que habló con el presidente del Comité de Exteriores del Senado, el también demócrata Bob Menéndez, y que acordaron que ese órgano celebre audiencias sobre el caso de Siria con funcionarios del Gobierno a partir de la semana próxima.

Según un comunicado de la oficina de Menéndez, la primera audiencia se celebrará el martes, ya que el lunes es festivo por la celebración del Día del Trabajo en EEUU.

Objetivo de Obama: la semana del 9 de septiembre

El propósito de Reid es que el pleno del Senado vote una resolución para autorizar a Obama a usar la fuerza contra Siria a más tardar en la semana del 9 de septiembre.

Obama había decidido en un principio llevar a cabo la acción militar sin buscar la autorización del Congreso, pero a última hora cambió de opiniónLa Cámara de Representantes, controlada por los republicanos, también espera comenzar a considerar la autorización a Obama a partir del 9 de septiembre, según dijeron hoy sus líderes, entre ellos su presidente, John Boehner. Obama anunció este sábado su decisión de atacar Siria en represalia por el uso de armas químicas por parte del régimen de Bachar Al Asad, algo que considera probado, pero aclaró que buscará la autorización del Congreso, lo que aleja la perspectiva de una acción inminente.

De acuerdo con funcionarios de la Casa Blanca, Obama había decidido en un principio llevar a cabo la acción militar sin buscar la autorización del Congreso, pero a última hora, en la noche del viernes, cambió de opinión tras mantener largas discusiones con su equipo de seguridad nacional.

"Estamos preparados para atacar cuando decidamos", advirtió Obama, quien considera probado que el régimen del presidente Asad fue el responsable del ataque con armas químicas del pasado 21 de agosto en la periferia de Damasco y busca castigarlo por esa acción.

El presidente se declaró dispuesto a dar la "orden" de atacar y sostuvo que la operación militar puede producirse cuando Washington lo quiera, en un día o en un mes, porque sus Fuerzas Armadas están listas.

Pero también "soy consciente de que soy el presidente de la democracia constitucional más antigua del mundo", indicó.

Por ello, "aunque creo que tengo la autoridad para llevar a cabo esta acción militar sin una autorización específica del Congreso, sé que el país será más fuerte si tomamos esa medida y nuestras acciones serán incluso más eficaces", agregó después Obama.

Difícil negociación en el Congreso... ante un octubre crítico

Los congresistas republicanos, especialmente los del Tea Party, son el gran escollo de Barack Obama para ese visto bueno. No porque no quieran la intervención militar, sí por lo que pueden pedir a cambio de darle apoyo para su guerra.

Los senadores republicanos John McCain y Lindsey Graham han rechazado este sábado un ataque "aislado" contra Siria Obama no quería, en principio, acudir al Congreso sabiendo que dichas negociaciones le pueden poner en problemas, alargándose más de los deseado y creando otro debate político interminable que, como la guerra, ya empieza a cansar a la sociedad estadounidense.

La cuestión siria puede poner al presidente de Estados Unidos en medio de una crisis militar que dañe su imagen.

En Estados Unidos muchos vieron su discurso de este sábado como 10 minutos (lo que duró) de llamada al frente republicano más duro, su principal enemigo en la reforma sanitaria (el 'Obamacare') y el techo de gasto. El fantasma de suspensión de pagos y la difícil negociación de la reforema sanitaria llegarán en octubre.

Y todo esto, teniendo en cuenta que Obama no tenía necesidad de pedir autorización al Congreso y que muchas voces en Estados Unidos le piden más firmeza como comandante en jefe que es.

Primeros republicanos en rechazar una intervención aislada

Los influyentes senadores republicanos John McCain y Lindsey Graham han rechazado este sábado un ataque "aislado" contra Siria si no está enmarcado en una "estrategia global" que pueda cambiar el curso del conflicto sirio. "No podemos de buena fe apoyar ataques militares aislados en Siria que no formen parte de una estrategia global que pueda cambiar el curso en el campo de batalla", señalan en un comunicado conjunto ambos senadores, que en los últimos días ya han mostrado sus reticencias a cualquier ataque "cosmético".

McCain y Graham argumentan que la ofensiva estadounidense debe conseguir el derrocamiento de Bachar al Assad y poner fin a este conflicto, que, advierten, constituye una "creciente amenaza para los intereses de seguridad nacional".

Toda respuesta que no se acoja a estos objetivos supondrá, de acuerdo con ambos senadores, una "respuesta inadecuada a los crímenes contra la humanidad" cometidos presuntamente por el Ejército sirio el 21 de agosto a las afueras de Damasco.

"Ello enviaría un mensaje equivocado a los amigos y aliados de Estados Unidos, a la oposición siria, el régimen de Al Assad, a Irán y al mundo", rematan.

McCain y Graham, en cambio, respaldan la tesis del presidente de Estados Unidos, Barack Obama, de que la utilización de armas químicas por parte del Ejército sirio requiere de una "respuesta militar".

Asimismo, han aplaudido la decisión de Obama de acudir al Congreso para obtener la aprobación para ejecutar el ataque, razón por la cual los dos prominentes senadores republicanos han llamado a los congresistas a "actuar tan pronto como sea posible".